En Costa Rica, el grupo de voluntarios jóvenes de la sede Nueva Acrópolis Cartago en colaboración con voluntarios de la filial de Nueva Acrópolis Sabana se dedicaron a crear un cerco natural de plantas a los pies de la estatua conmemorativa de los 400 años del asesinato del filósofo Giordano Bruno. La actividad se realizó en horas de la mañana, en un parque de la capital costarricense que alberga la estatua desde el año 2000. También se dedicaron a realizar una limpieza de residuos sólidos en las inmediaciones del parque y al embellecimiento del jardín que se encontraba alrededor de la estatua. Con el trabajo de los voluntarios la estatua adquirió notoriedad en el paisaje citadino y llevará el interés por el pensador napolitano a muchas más personas.